Cómo limpiar un teclado mecánico Cómo limpiar un teclado mecánico

west Cómo limpiar un teclado mecánico

01 June 2021

Si eres de las pocas personas que se preocupan por limpiar regularmente la superficie del teclado, te felicitamos mucho por eso. Sin embargo, con limpiar sólo la superficie no alcanza; es recomendable que cada tanto (seis meses, idealmente, o cuando sea que percibas algún problema de funcionamiento como doble clic o errores de registro) te tomes el trabajo de realizar una limpieza a fondo.

A continuación, te contamos paso a paso cómo hacerlo.

Extraer y limpiar las keycaps

El primer paso, por seguridad y comodidad, es desconectar el teclado. Luego, puede que te resulte de ayuda tomarle una foto, de modo que tengas una referencia clara de la ubicación de las teclas. Una vez hecho esto, ya puedes tomar el extractor de keycaps (o teclas) y proceder a retirarlas una por una.

Al sacarlas, intenta ir dejándolas en orden. Esto te agilizará luego las cosas. Puedes no quitar las teclas grandes como la barra de espacio, el Enter, el Shift o la tecla de retroceso porque suelen tener estabilizadores que hacen más complicado volver a colocarlas.

Una vez que las hayas extraído, llegó la hora de limpiarlas: puedes utilizar cualquier limpiador antigrasa para artículos electrónicos o simplemente detergente. Puedes también dejarlas en remojo en un recipiente con agua y detergente o jabón neutro.

 

Limpiar la base del teclado y los switches

Con las keycaps ya retiradas, limpia cuidadosamente la totalidad del teclado con un paño húmedo.

Para los switches, lo ideal es utilizar limpiador de contactos o alcohol isopropílico. En cualquier caso, al limpiarlos, presiónalos algunas veces, uno por uno, para que el líquido pueda ingresar y realizar su tarea higiénica.

Finalizado esto, espera algunos minutos para que todo se seque debidamente. Puedes aprovechar ese tiempo para ir secando las keycaps con un paño.

Rearmar

Ahora que ya está todo limpio y seco, puedes volver a colocar las keycaps, cada una en su lugar. Si te gustan los desafíos, probablemente intentes colocarlas todas de memoria. ¡Adelante! Quizás lo consigas.